El hentai en el mundo occidental

Aunque tenemos en mente que el hentai es la forma pornográfica del manga japonés, y efectivamente sea ése su origen, existen diferentes formas de entenderlo según vivamos en Oriente o en Occidente. Para los europeos y americanos, el hentai es entendido según el significado que tiene en japonés la letra H, similar a nuestra X, relacionado con todo lo porno y de género sexual; sin embargo, teniendo en cuenta que el origen de la palabra quiere decir “perversión”, ese significado se queda corto para la mente occidental, por eso no se debe confundir lo uno con lo otro ni pensar que son la misma cosa.

El hentai nació con el deseo de mostrar el cuerpo humano en su mayor plenitud, y manteniendo relaciones sexuales; esto, por supuesto, no iba a ser tan fácilmente permitido por la censura de un país tan tradicional como Japón, y pronto surgieron leyes que prohibieron las exhibición pública en obras artísticas de órganos sexuales y relaciones de sexo explícitas. Por ello, los creadores del género tuvieron que exprimir sus mentes y ser creativos al máximo, ideando formas que representaban falos y vaginas, pero que no se exhibían explícitamente. Y junto a esto, el sexo entre personas y otras especies (animales, monstruos u alienígenas) permite mostrar toda clase de perversiones , aunque la censura japonesa también está muy alerta sobre temas de filias, cuidando de que la apariencia de los personajes no sea demasiado juvenil y de que no haya sexo explícito depravado.

Una buena muestra de lo que es buen hentai y anime la tienes aquí. En el hentai pueden distinguirse dos géneros principales: el heterosexual, y el homosexual, dividiéndose éste último en dos categorias: el Yaoi, o porno gay japones, y el Yuri, o porno lesbico. En el hentai homosexual para hombres hay varias subcategorías, dependiendo de las características físicas de los personajes, y pueden verse toda clase de fetiches y perversiones sexuales, como el incesto o el sexo con hermafroditas.

hentai_0

Como ves, hay muchas cosas que diferencian al porno animado americano del japonés. Cada cual tiene sus gustos, naturalmente, y sólo a ti te toca decidir cuál se adecúa más a tus gustos, si el convencionalismo occidental, o la transgresión perversa del japonés.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *